Cuando en las empresas se asienta la cultura de las excusas es como si le sacasen las llantas que necesita para su marcha un automóvil: dentro del coche uno puede sentir que el motor está prendido ...
Eso es todo
SUSCRÍBETE A DG NEWSLETTER