Banner
Perú,
Domingo, 22 de Septiembre de 2019

DEGANADORES - El Conocimiento a TU Alcance

DeGanadores.com Educación Formación Humana El Ser Humano y la Persona

El Ser Humano y la Persona

Imprimir
¿Te Gusta este artículo?

El Ser Humano y la PersonaEl hombre, antes y más informado y capacitado esté para un tal o cual quehacer debe ser educado en lo humano, debe saber descubrir de las virtudes de su espíritu, la bondad que le corresponde como interlocutor personal con Dios; un Dios personal que le quiere como es, pero que quiere lo mejor de él.

Hoy nos enfrentamos con generaciones que viven como simples seres humanos en el mundo y que desconocen o simplemente quieren ignorar lo valiosos que son, por temor a comprometerse.

Generaciones de adultos que se empeñan en mostrar a sus hijos – a los que vienen después- una vida mundana, frívola, sin criterios de conducta, una vida cuyo fin está en el mundo terrenal y por ello buscan obtener el máximo provecho de su existencia en el mundo (materialismo) y pasarla bien a toda costa (hedonismo) cayendo en un consumismo desmedido.  Hombres que no tienen referente porque no reconocen su origen y su fin, que han perdido el punto de mira y aunque creen saber hacia donde van están totalmente desorientados en los temas fundamentales de la vida.

Seres humanos y personas vivimos en el mismo mundo, pero cómo el reconocer nuestro origen y fin, el sabernos creados por una Inteligencia y Voluntad libre y Amorosísima que ha querido que existamos marca la diferencia entre ser mundanos y ser del mundo.  Vernos como hijos de un Creador no es lo mismo que vernos como evolucionados hijos del mono: la diferencia es radical.

El hombre educado en lo humano y que sabe que es una persona, no caerá en este desorden porque reconoce en él su componente espiritual de hombre en su alma inmortal y en su destino eterno, trascendente, personal, irreducible a una simple función corporal (material).

Cicerón escribía lo siguiente:

 “Aquel que se conozca a sí mismo empezará por sentirse en posesión de algo divino; concebirá su propia naturaleza como una imagen consagrada, obrando y pensando siempre  de un modo que sea digno de tantos favores divinos; y cuando se examine a sí mismo, sondeándose por entero, descubrirá todos los dones que le dio al nacer la naturaleza y todos los instrumentos de que dispone para obtener y alcanzar la sabiduría.  Pues desde el principio formó en su mente conceptos de las cosas que estaban oscurecidos; pero después de  aclararlos bajo la dirección de la sabiduría, comprende que nació para ser hombre bueno y, por eso mismo, hombre feliz.

En efecto, cuando el espíritu haya conocido y percibido las virtudes, repudiando su dependencia y su complacencia con respecto al cuerpo, cuando haya eliminado el placer deshonroso, dominando todo temor hacia la muerte y el dolor, cuando haya formado una sociedad de amor con los suyos, considerando suyos a todos los que le están unidos por la naturaleza, cuando haya adoptado el culto de los dioses y la pura religión, agudizando la mirada de los ojos y de la mente para elegir el bien y rechazar el mal (virtud a la que se llama prudencia por su relación con prever) ¿cómo nombrar o mentar a un ser más feliz que el hombre?

Del mismo modo, cuando haya contemplado el cielo, la tierra, el mar y la naturaleza entera, cuando haya visto de dónde nacen las cosas, adónde se dirigen, cuándo y cómo perecerán, cuál es su elemento mortal y caduco y cuál es su elemento divino y eterno, cuando casi haya aprehendido al Dios que las gobierna y las rige, cuando haya reconocido que no es el habitante de un lugar determinado, completamente encerrado entre paredes, sino el ciudadano de un mundo total constituido en forma de ciudad única, entonces en medio de esta magnificencia, observando la naturaleza y conociéndola, ¡OH dioses inmortales, cuánto se conocerá así mismo, de acuerdo con el precepto de Apolo Pitio! ¡Cuánto despreciará, desdeñará y reputará por nada las cosas que el vulgo mira con admiración! “

 

Autor: María del Carmen Dongo

Bibliografía:

• En torno al hombre. Introducción a la Filosofía de José Ramón Ayllón. Novena edición. Ediciones RIALP, S.A. Madrid.
• Ética del quehacer educativo de Carlos Cardona. Segunda edición.  Ediciones RIALP, S.A. Madrid.



 

Comentarios (1)Publica tu comentario
1

Oscar comentó:


Comentario
En el articulo se esta diferenciando entre lo espiritual y material una discucion casi inmemorial. Marx vs Santo Tomas.etc.

Me encantaria leer un ensayo sobre la nueva tendencia filosofica moderna sobre el mundo actual, que avanza tecnologicamente en forma geometricamente pero tambien geometricamente decrece en valores, y cuanto nos favorece al absolutismo respecto al relativismo en la educacion de los niños.

Oscar

reportar abuso
voto -
voto +
octubre 27, 2009 17:47:17
Votos: +0

Escribir comentario

busy
Actualizado ( Martes, 17 de Febrero de 2009 18:11 )  

Artículos Relacionados

Destacamos

 

Los Nuevos Emprendedores

Pamela Hartigan, directora de la Fundación Schwab, desarrolló una lista de diez puntos c...

 

¿Por qué las Tribus Cambiarán el Mundo? Seth Godin y las Tribus que Lideramos en TED

Seth Godin señala que Internet ha acabado con la publicidad masiva y ha resucitado una ...

 

¡Vive la Vida al Máximo!, Lucha por un Ideal, Lucha por un Mundo Diferente y Mejor

Asegúrate de Vivir la Vida al Máximo. Experimenta todo y diviértete. Disfruta el proces...