Banner
Perú,
Viernes, 20 de Octubre de 2017

DEGANADORES - El Conocimiento a TU Alcance

Día del Maestro

E-mail Imprimir
¿Te Gusta este artículo?

Día del MaestroDurante el gobierno de Manuel A. Odría y mediante el Decreto Supremo emitido el 04 de mayo de 1953, se establece el 06 de julio como Día del Maestro  y de las Escuelas Normales del Perú, en mención histórica a la Primera Escuela Normal de Varones fundada el 06 de julio de 1822 por el General Don José de San Martín.

La educación aparece como una tarea de riquísimo contenido que, partiendo de la unidad radical de la persona, se dirige a un desarrollo completo y armónico del hombre, tanto en el plano humano como el trascendente, al que está llamado por su Creador.  Y en cuanto se dirige a personas libres,  la educación responde al intento de estimular a un sujeto  para que vaya perfeccionando su capacidad de dirigir su propia vida, o, dicho de otro modo, desarrollar su capacidad de hacer efectiva la libertad personal, participando, con sus características peculiares, en la vida comunitaria. 

Educar, es un proceso en el que la cooperación entre maestro y alumno supone una interacción por la que los dos se perfeccionan mutuamente. 

El hombre, dotado de alma espiritual, es la única criatura sensible cuya conducta no está determinada necesariamente por la ley del instinto, por lo que no responde necesariamente a estímulos externos como los seres irracionales.  En este sentido la libertad del hombre invita a fundar la educación sobre estímulos positivos que despierten el deseo de hacer el bien, de cumplir con el propio deber.  El hombre tiene capacidad para conocer con su entendimiento qué debe hacer y por qué debe hacer algo, y el poder de decidir interiormente el sentido último de su acción.  La educación debe ayudar a otro a desarrollar con libertad sus propias capacidades, a fortalecer su voluntad de modo que logre dominar sus tendencias instintivas, enseñarle a buscar la verdad y a vivir conforme a la verdad hallada.  Pero todo esto, sin olvidar la necesidad de que el educando coopere activamente con sus educadores en el estudio de su situación, en la selección de unas metas asequibles y de los medios para lograrlas, sin caer en la pasividad ni en la dependencia.

Decía un filósofo español, que la tarea más difícil en la vida es la formación de un hombre, formación moral e intelectual que el maestro lleva con paciencia y vocación.  Desarrollar el pensamiento de la persona que, le permita el correcto uso de su libertad en cuanto quiere lo que debe querer y en consecuencia hace lo que debe hacer, es uno de los grandes objetivos de la educación.   Si la manipulación y la mentira son características de la sociedad en que vivimos, más que nunca la búsqueda de la verdad mediante la inteligencia y la búsqueda del bien por la voluntad resulta indispensable.

Como educadores tenemos la gran responsabilidad y exigencia de trabajar el pensamiento crítico en el alumno, para que sea capaz de distinguir e interpretar diferentes situaciones y reconocer intenciones de simples palabras.  La educación en valores no debe centrarse en puro adoctrinamiento que no favorece en nada la autonomía de la persona.  Más bien se busca el ejemplo, espacios para el diálogo y para la construcción de opiniones, de reacciones, de criterios que ayuden al alumno a saber optar.

Para educar a la persona es preciso atender a la totalidad del ser humano: la corporeidad, la inteligencia, la voluntad y la afectividad.  Tal como sugirió Aristóteles, realizarse significa vivir una vida total.  Sin embargo, para poder conseguirlo se precisa una visión de conjunto de lo que es la vida.  Forjar una cultura del hombre y para el hombre, educar al hombre en todo lo que tiene de hombre que invita al diálogo entre maestro y alumno, y a tener en cuenta que todo educa.  No puede ser motivo  de desaliento la constatación de la insuficiencia de las propias fuerzas frente a las dificultades, debe ser nuestra constante motivación e ilusión el amor a la persona, a su verdadero bien, a su libertad auténtica.  Amor y servicio al hombre en la búsqueda de la felicidad. 

Cada hombre es un sujeto irrepetible, protagonista principal de su propia historia.  Y como dice García Hoz, la educación es un proceso que ayudará a ese hombre para que llegue al conocimiento de sí mismo y del mundo en torno,  y le haga capaz de resolver los problemas de su vida.

María del Carmen Dongo

 

Feliz Día del Maestro

 

Comentarios (0)Publica tu comentario

Escribir comentario

busy
Actualizado ( Jueves, 02 de Julio de 2009 12:10 )  

Artículos Relacionados

Destacamos

 

Los Nuevos Emprendedores

Pamela Hartigan, directora de la Fundación Schwab, desarrolló una lista de diez puntos c...

 

¿Por qué las Tribus Cambiarán el Mundo? Seth Godin y las Tribus que Lideramos en TED

Seth Godin señala que Internet ha acabado con la publicidad masiva y ha resucitado una ...

 

¡Vive la Vida al Máximo!, Lucha por un Ideal, Lucha por un Mundo Diferente y Mejor

Asegúrate de Vivir la Vida al Máximo. Experimenta todo y diviértete. Disfruta el proces...