Banner
DeGanadores.com Ciencia Física Efectos y/o Consecuencias de la Radiación Ionizante y/o Nuclear en la Salud de las Personas

Efectos y/o Consecuencias de la Radiación Ionizante y/o Nuclear en la Salud de las Personas

Imprimir
¿Te Gusta este artículo?

Efectos y/o Consecuencias de la Radiación Ionizante y/o Nuclear en la Salud de las PersonasLos daños causados por las radiaciones ionizantes dependen de la cantidad de energía depositada por las radiaciones en las células de cada órgano o tejido del cuerpo humano (dosis de irradiación). Para una misma cantidad de energía absorbida (dosis expresada en Gray, Gy), los daños varían en función de la naturaleza de la radiación y el órgano alcanzado. Son de dos tipos: los efectos agudos y los efectos diferidos.

Caso de una exposición que conduce a la aparición de efectos agudos
 
A fuertes dosis recibidas sobre una corta duración, las radiaciones ionizantes conducen a la destrucción masiva de las células de los órganos expuestos y pueden inducir efectos sanitarios observables más o menos a corto término (algunas horas o algunos meses según la dosis y el órgano afectado). Se habla de efectos «agudos» (o efectos «deterministas»).

Se trata por ejemplo de quemaduras de la piel (radiodermatitis), vómitos o destrucciones de la médula ósea o la mucosa intestinal pudiendo conducir a la muerte de la persona expuesta. Estos efectos resultan a partir de una dosis-límite, variable según el tejido o el órgano (del orden de 1 a varios grays), y son tanto más severos cuando la dosis es elevada.

De manera general, las dosis recibidas, tanto por los trabajadores como por el público, en el ejercicio normal de una actividad que aplica radiaciones ionizantes no pueden implicar efectos agudos. Tales efectos sólo se observan tras exposiciones accidentales (accidentes en una instalación, manipulación intempestiva de una fuente radioactiva de fuerte actividad) o exposiciones voluntarias de pacientes con fines terapeúticos (radioterapia).

 

Caso de una exposición que conduce a la aparición de efectos diferidos
 
Las radiaciones ionizantes pueden también inducir transformaciones de las células que, varios años después de la exposición pueden generar en la población expuesta enfermedades como la leucemia y distintos cánceres (de tiroides, las vías digestivas, el pulmón, etc).

Se habla entonces de efectos "estocásticos"; estos efectos se difieren en el tiempo. Estas patologías tienen causas múltiples y no existe medio biológico que permite diferenciar, por ejemplo, un cáncer de pulmón debido al tabaco de un cáncer de pulmón inducido por las radiaciones ionizantes. Tomando en cuenta esta particularidad y debido a que el riesgo de aparición de este tipo de efectos es escaso con relación a la frecuencia natural de los cánceres en la población, solo se puede poner en evidencia al realizar estudios epidemológicos en poblaciones, al personal expuesto, significativamente a las radiaciones ionizantes (ejemplo: estudio epidemológico sobre los supervivientes expuestos a los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki, Japón, 1946). Tales estudios ponen de manifiesto que la dosis de irradiación tiene una influencia sobre la frecuencia de la aparición de estas patologías, pero no tiene sobre la gravedad de éstas.

 

Exposición a las pequeñas dosis
 
Por lo que se refiere a las pequeñas dosis, extendidas en el tiempo y situándose en la gama de algunos millonésimos de sievert (llamados microsieverts y tenidos en cuenta µSv), o incluso algunos millisieverts, los efectos, si existen, son tan escasos que sería muy difícil, o incluso imposible de ponerlos de relieve por estudios epidemológicos. Eso requeriría un estudio internacional que agrupa del orden de varias decenas de millares de personas, que suponiendo que el seguimiento de esta población sea posible sobre su vida entera.

En la actualidad, no es posible concluir en cuanto a la existencia o no de un límite máximo de dosis por debajo del cual no existiría más efecto vinculado a la exposición a las radiaciones ionizantes. En la óptica de gestión del riesgo y protección, por prudencia, existe un consenso internacional para considerar que toda exposición a las radiaciones ionizantes, cualquiera que sea su nivel, puede inducir un efecto, incluso pequeño, a escala de una población. Para las exposiciones a las pequeñas dosis, para las cuales un riesgo real no pudo ni probarse ni invalidarse, la probabilidad de desarrollar efectos estocásticos, por convenio, se considera como proporcional a la dosis recibida. La cuantificación de la relación entre la dosis y el efecto, en este contexto, es establecida por extrapolación de lo que se observa a más fuertes dosis.

 

Fuente: Sievert-System

Comentarios (0)Publica tu comentario

Escribir comentario

busy
Actualizado ( Domingo, 20 de Marzo de 2011 23:09 )  

Artículos Relacionados

Destacamos

 

Los Nuevos Emprendedores

Pamela Hartigan, directora de la Fundación Schwab, desarrolló una lista de diez puntos c...

 

¿Por qué las Tribus Cambiarán el Mundo? Seth Godin y las Tribus que Lideramos en TED

Seth Godin señala que Internet ha acabado con la publicidad masiva y ha resucitado una ...

 

¡Vive la Vida al Máximo!, Lucha por un Ideal, Lucha por un Mundo Diferente y Mejor

Asegúrate de Vivir la Vida al Máximo. Experimenta todo y diviértete. Disfruta el proces...