Banner
DeGanadores.com Educación Artículos de Interés Formar Ciudadanos, Tarea de la Escuela

Formar Ciudadanos, Tarea de la Escuela

E-mail Imprimir
¿Te Gusta este artículo?

Formar Ciudadanos, Tarea de la Escuela, del ColegioVincular al hombre con habitat, enseñarle a apreciar la naturaleza y a valorar el paisaje, es asunto importante que la escuela no puede desatender.

El niño necesita que lo eduquen para proteger el medio ambiente. Educar para la paz, para la democracia y la justicia es tarea que pasa necesariamente por esta educación, que enseña a relacionarse con la naturaleza.

No se trata de que los libros digan qué son las plantas. No se trata de que conste en el libro cuánto vale la luz solar como provecho para los hombres, las flores y los campos. Se trata de que el estudiante aprenda a valorar todo eso con su propia experiencia.

Tan importante es que el estudiante conozca la célebre clasificación de los tres reinos de la naturaleza, como que compruebe que ellos están interrelacionados y constituyen, entre todos, variables y distintos como son, el secreto armónico del universo. Si el niño aprende a relacionar la naturaleza con el hombre, estará en condiciones de informarse sobre el ecosistema de los bosques, sobre la importancia que tiene el suministro de la energía, sobre lo que representan los ríos, y advertirá no solamente el significado de las aglomeraciones urbanas, sino también el de los grandes desplazamientos migratorios. Irá así el estudiante aprendiendo a asumir actitudes antes que a almacenar información, e irá aprendiendo a valorar el valor del espíritu crítico.

Es verdad; no hay una disciplina titulada 'Medio ambiente', y sería torpeza grande inventar una con el absurdo y pomposo nombre de 'Ecología mínima'. No es 'la asignatura' lo importante. Bastará con que en la clase de Educación Cívica, o en la de Ciencias Naturales, o en la de Geografía, se hable de estos temas, se planteen tales asuntos, se formulan semejantes cuestiones.

La escuela no solamente debe proporcionar palabras que mencionen realidades.

La escuela es el lugar donde se promueve la curiosidad y el debate. Si no lo es ahora, deberá serlo mañana. Si nuestros muchachos aprenden a criar plantas y se interesan por la cría del cuy o del conejo, o por la jardinería y por el riego, terminarán interesándose sobre las condiciones de riego, sobre la cosecha y el ambiente. En nosotros está. De nosotros depende.

La educación en democracia exige que la escuela persiga objetivos bien concretos. El primero radica en la necesidad de estimular la inteligencia natural, porque hay que revelarle al estudiante que está hecho para la vida en sociedad y para la comunicación con los otros. Educar para la comunicación es educar para el diálogo y, a través de él, para la realización colectiva en comunidad. Este objetivo despierta en el estudiante la conciencia de una comunidad en la compartida historia y en el destino común. El segundo objetivo es enseñar a aprender. Eso supone movilizar en el muchacho su aptitud para el 'hacer'. Aprender ayuda a hacernos hombres; y al ayudar a la realización personal aseguramos el fortalecimiento de la sociedad y transmitimos a las generaciones siguientes confianza en el futuro. Enseñar a aprender es enseñar a conseguir, mediante el esfuerzo personal, el conocimiento y a enriquecer la cultura heredada.

En el Perú, el tercer objetivo (derivación y consecuencia del primero) consiste en ayudar a que el estudiante tome conciencia de que pertenece a un país pluricultural y plurilingüe. A descubrir las virtudes de las lenguas vernáculas, que aseguraron el prestigio del Perú en la antigüedad. Y a comprender el significado de la lengua española en la historia y en la tradición. Para ello la escuela debe —en las zonas que conservan la lengua indígena— adiestrar al alumno en el manejo y veneración de la misma, porque sigue siendo para él la lengua de la casa (la lengua que lo enlaza con el pasado y con la historia). El dominio de esa lengua robustecerá su persona y le permitirá acceder al manejo del español general, herramienta con la que tomará contacto con las lenguas europeas. La lengua es el instrumento que garantiza la comunicación con los unos y los otros.

El conjunto de estos tres objetivos permite a la escuela cumplir con un propósito fundamental: preparar ciudadanos. Si un estudiante, al terminar su formación escolar, no se halla en condiciones de obtener un empleo y de continuar estudios superiores (ya sea en institutos de formación técnica, ya sea en universidades), no ha aprovechado su formación escolar. No debemos olvidar esta verdad: en el Perú, un muchacho de dieciocho años es un ciudadano en condiciones de elegir autoridades. Si la escuela no lo ha capacitado para reflexionar al respecto, deberemos admitir el fracaso de la formación escolar.

Autor y Fuente: Luis Jaime Cisneros, La República, 19 de febrero de 2006

 

Comentarios (0)Publica tu comentario

Escribir comentario

busy
Actualizado ( Lunes, 27 de Julio de 2009 16:33 )  

Artículos Relacionados

Destacamos

 

Los Nuevos Emprendedores

Pamela Hartigan, directora de la Fundación Schwab, desarrolló una lista de diez puntos c...

 

¿Por qué las Tribus Cambiarán el Mundo? Seth Godin y las Tribus que Lideramos en TED

Seth Godin señala que Internet ha acabado con la publicidad masiva y ha resucitado una ...

 

¡Vive la Vida al Máximo!, Lucha por un Ideal, Lucha por un Mundo Diferente y Mejor

Asegúrate de Vivir la Vida al Máximo. Experimenta todo y diviértete. Disfruta el proces...